Leasur inicia trabajo con mujeres privadas de libertad en CPF San Joaquín

14_mujeres

El equipo territorial del Centro Penitenciario Femenino San Joaquín, a cargo de Alicia Alonso, realizó su primera asesoría oficial, dando inicio al trabajo de Leasur con las mujeres privadas de libertad.

El 1 de octubre se inauguró una nueva unidad territorial en ONG Leasur. Luego de meses de trabajo y largas conversaciones, un grupo de voluntarios pudo ingresar al Centro Penitenciario Femenino (CPF) de San Joaquín. Esta experiencia constituye el primer acercamiento de nuestra organización para entregar asesoramiento jurídico integral a mujeres privadas de libertad.  A través de visitas permanentes a la unidad penal, y mediante la entrega de orientación legal gratuita a las internas, el nuevo equipo territorial del CPF San Joaquín inaugura una tarea hasta ahora pendiente en nuestra ONG: apoyar y trabajar junto a mujeres privadas de libertad.

El Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín fue creado el año 1996, luego de que la congregación del Buen Pastor dejara en manos del Estado la administración de este recinto penal. Al mes de junio de este año, según datos estadísticos de Gendarmería, cumplían condena en su interior 664 mujeres. Dentro del establecimiento se encuentran unidades especiales en que las madres pueden criar y convivir con sus hijos de hasta un año. Luego de esa edad, la ley chilena prohíbe la permanencia de los menores al interior de los recintos, y exige que estos queden entregados al cuidado de sus familiares más cercanos.

La directora de la nueva unidad territorial de ONG Leasur, Alicia Alonso, entregó su opinión y expectativas en relación con este nuevo hito:

«Intramuros, mujeres-madre, cabeza de familia, encarceladas por delitos que tienen que ver con la situación económica de precariedad y desigualdad al que el mundo exterior ya les había condenado de antemano. Abrir una ventana entre los muros del CPF de San Joaquín no es tarea fácil, ni en esta cárcel ni en ninguna otra. En particular, esta cárcel, como dinosaurio arcaico, se muestra reacia a la entrada de personas “extrañas”, cargando en sus carpetas normas con derechos y orientación penitenciaria gratuita. Somos optimistas en nuestra determinación, lo que nos lleva a predecir que en breve tendremos un grupo numeroso de mujeres presas buscando orientación jurídica e incluso a algunas gendarmes derivándonos casos. Con este nuevo equipo, se abre una nueva ventana para visibilizar a las mujeres presas y contribuir en la defensa de sus derechos».

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *